domingo, 17 de junio de 2012

La objetividad absoluta, ¿existe?

Antes de comenzar esta disertación me gustaría diferenciar entre dos conceptos, entre la justicia como idea de equidad y razón, y el concepto de justicia como sistema judicial a la hora de aplicar unas leyes dentro de un país. Me centraré en este último ya que tenemos fresco el juicio de la pasada semana. La justicia dentro de un país tiene el objetivo de buscar una solución a los conflictos de la sociedad conforme a unas leyes previamente establecidas, y aquí me preguntó: ¿Como sabemos que esa solución es la correcta? Y es más: ¿Acaso hay siempre una solución correcta? ¿Para cada conflicto hay una solución 100% justa? Según el sistema judicial, sí. En el código penal se establecen las leyes, de forma que a cada conflicto le corresponde una determinada pena de forma proporcional, cuanto mayor es el delito mayor es la pena. Pero, en mi opinión, de acuerdo al concepto de justicia como idea de equidad, de dar a cada uno lo que merece creo que no siempre se da una solución que satisfaga a todos. A veces, no es posible. Pongo un ejemplo, imaginemos el caso de un asesinato, al criminal le podrán la pena correspondiente de acuerdo a la ley, pero a los familiares de la víctima, cualquier indemnización o el hecho de que el culpable cumpla la pena, no sustituirá su pena. En ningún caso, ambas partes, principalmente los familiares de la víctima, quedarían satisfechos tras la solución al conflicto. Y esto me lleva a cuestionarme: ¿Es subjetiva la justicia? La aplicación de las leyes es objetiva, pero cada uno puede tener su propia idea de justicia. En el caso anterior del asesinato, tras aplicarse una sentencia, el juez puede pensar que la solución ha sido la correcta, pero puede que a las partes implicadas no, por lo tanto la idea de justicia es subjetiva. Para un tribunal, es muy difícil encontrar la solución correcta, a veces esta no existe como ya he comentado, no se trata simplemente de aplicar unas normas, se trata de buscar lo mejor para la sociedad. Las leyes son interpretadas por los jueces y es aquí donde radica la importancia de estos. Las leyes pueden ser objetivas pero la interpretación, es determinada por cada juez conforme a sus valores, creencias, experiencias... Por lo tanto la sentencia en un juicio, no deja de tener un matiz subjetivo.

Respecto a la experiencia del juicio, me sorprendió que el culpable abandonase la sala con una sonrisa en la cara. No parecía arrepentido lo más mínimo. Sin entender de leyes, me pareció escasa la pena, no es si merecía un mayor castigo, es que de acuerdo a como abandono la sala, me dio la impresión de que si se le vuelve a presentar la ocasión de delinquir, probablemente vuelva a hacerlo. Como ya he comentado, la idea de justicia que cada uno tenemos es subjetiva.

La injusticia no solo está presente en los delitos, si no que puede estar en general en el mundo, en la vida... ¿Quién no ha dicho alguna vez "que injusta es la vida"? Más allá de leyes, sin haber delito, sí que hay un conflicto o problema y se precisa de una solución, Por ejemplo, la desigualdad de recursos del planeta, en algunos sitios predominan los lujos y en otras partes no pueden hacer frente a sus necesidades básicas. Esto es injusticia, y precisa una solución. En ocasiones abusamos del término justicia, reclamando por ella, sin darnos cuenta de que somos afortunados y deberían ser otros los que clamasen por ella. 

En conclusión, la justicia engloba la idea de equidad y razón, y es subjetiva de cada persona. La justicia también hace referencia al poder judicial de un país, que es el encargado de dar soluciones lo más correctas posibles a conflictos en la sociedad, buscando lo mejor para ésta. A veces encontraran la solución correcta y otras no, dependerá de la subjetividad de cada uno, pero será la correcta de acuerdo a las leyes. La justicia y la injusticia están presentes en nuestro día a día sin que nos percatemos muchas veces, no únicamente en los delitos. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada